Anatomía de la Columna Vertebral


COLUMNA VERTEBRAL O RAQUIS +

Los humanos nos desplazamos erguidos sobre nuestras piernas y ello nos ocasiona una serie de problemas sobre nuestra columna vertebral que constituyen la consulta más frecuente para el neurocirujano.

La columna vertebral o raquis está formada por un conjunto de elementos que configuran el esqueleto axial y  va desde la base de la cabeza hasta la pelvis. En la columna podemos distinguir cinco regiones distintas, en función del tipo de vertebra. Hay 7 vértebras cervicales, 12 dorsales, 5 lumbares, 5 sacras que se hallan fusionadas en un solo hueso (sacro) y 2-3 coccígeas, también fusionadas y que son el remanente evolutivo de la cola de otras especies de vertebrados.

Las vértebras de cada segmento se parecen mucho entre sí, excepto las dos primeras cervicales, que reciben nombres propios: atlas la primera o C1 y axis o la segunda, o C2. La función principal de estas dos vertebras es articular con la cabeza a través de los cóndilos occipitales y permitir sobre una inmensa variedad de movimientos, por ejemplo, el movimiento de rotación de la cabeza.

LAS VÉRTEBRAS +
LAS VÉRTEBRAS

Las vértebras son las unidades óseas que forman parte de la columna vertebral y su estructura anatómica permite una serie de funciones esenciales, como por ejemplo:

  • Tener una protección rígida de la estructura neurológica (médula y raíces nerviosas).
  • Obtener un soporte esquelético de la estructura corporal.
  • Dar una movilidad que permite los desplazamientos específicos en bipedestación (erguidos) del ser humano.

 

Estructura vertebral.

Por delante (posición anterior en términos anatómicos) se hallan formadas por el cuerpo de las vértebras, de forma un poco arriñonada. Por detrás (posterior) el hueso forma un agujero o canal por donde pasa la estructura nerviosa (medula y raíces nerviosas) y que se llama canal raquídeo. El hueso que sale del cuerpo y forma la parte de delante y lateral (a los lados) del canal se llama pedículo y acaba en una carilla articular que se ofrece a la carilla articular de la siguiente vértebra. Desde este punto la vértebra cierra el círculo que forma el agujero raquídeo y a esta parte de la vértebra le llamamos lámina.

De este cierre óseo sale una prolongación ósea en la línea media que se llama apófisis espinosa. Lateralmente, una a cada lado y por delante de la articulación vertebral salen las apófisis transversas. En estos salientes o apófisis de las vértebras se anclan ligamentos y fascias musculares que permiten realizar o limitar los movimientos de las vértebras.

Además, en las vértebras cervicales existe un agujero en cada una de estas apófisis transversas que llamamos agujero vertebral, por el circula la arteria vertebral.

Las vertebras no contactan directamente entre sí, sino que existe una estructura entre cada dos cuerpos vertebrales llamado disco intervertebral. Ésta es una estructura cartilaginosa y hasta cierto punto flexible, con dos partes bien diferenciadas: el anillo discal, que tiene una estructura en capas que se ancla a los cuerpos vertebrales y un remanente embriológico en posición central que llamamos núcleo del disco.

También entre cada dos vértebras se forma (uno a cada lado) el agujero de conjunción por donde salen las raíces nerviosas (una a cada lado).

 

Existen otros elementos y partes en la columna vertebral que no describiremos para no extendernos en estas breves nociones de anatomía vertebral. Por ejemplo, los ligamentos que unen una vértebra a la otra y que se encargan de limitar los movimientos entre ellas. Además para realizar todos los movimientos en los que interviene la columna es necesario una musculatura y una vascularización del tejido que tampoco describiremos. Al igual que en el compartimento craneal, en la columna, la medula espinal se halla rodeada por las capas meníngeas (duramadre, aracnoides y piamadre).

MÉDULA ESPINAL +
MÉDULA ESPINAL

La médula espinal es una prolongación del encéfalo que ocupa el canal raquídeo, desde el foramen magnum hasta la región lumbar.

La médula espinal se extiende a lo largo de la totalidad del canal raquídeo en el niño y a lo largo del desarrollo va ascendiendo, quedando la parte final o cono medular a la altura de la primera vértebra lumbar o L1 en el adulto. A partir de la L1 bajan el resto de las raíces nerviosas que todavía no han salido de cada segmento espinal, en lo que se denomina cola de caballo de raíces nerviosas, y salen de forma par entre cada dos vértebras por los agujeros de conjunción. Desde la punta del cono medular baja un delgado filamento de tejido conjuntivo que acaba saliendo en sus últimos centímetros para adherirse al dorso del cuerpo del coxis y se denomina filum terminale.

La médula espinal tiene forma cilíndrica, mide unos 45 cm y pesa 30 gramos. Presenta dos zonas más gruesas a nivel cervical y lumbar, que llamamos intumescencias, de las que nacen las raíces que irán a las extremidades superiores e inferiores. Las raíces espinales aparecen a intervalos regulares a lo largo de toda la médula espinal de forma par (raíces espinales anterior y posterior) y bilateralmente y salen separadamente de la duramadre para juntarse fuera de ella. La raíz posterior o dorsal presenta un ensanchamiento o ganglio próximo a la unión con la raíz anterior y tiene una función sensitiva, mientras que la anterior es preferentemente motora. Cada región medular asociada a un par de raíces  se le denomina segmento medular.

Por la médula espinal ascienden y descienden todas las fibras (forman la substancia blanca) que conectan el encéfalo con el resto del cuerpo organizándose en grupos que se llaman cordones. Existen tres grupos grandes, los cordones posteriores, los laterales y los anteriores. En el interior y en forma de mariposa o de H se dispone la sustancia gris medular. En su interior también podemos distinguir una disposición posterior, lateral y anterior (columna anterior, lateral y posterior) Existe en el centro de ésta un canal que se denomina canal central medular revestido por una capa de células ependimarias como los ventrículos cerebrales.