Cirugía de la Columna Vertebral


Enfermedad degenerativa espinal +

Todo ello puede dar lugar a dolor lumbar (cervicalgia, dorsalgia o lumbalgia), o irradiado por todo el trayecto de inervación de la raíz, que si es lumbar bajará por la pierna (ciática), si es dorsal irradiará en un trayecto en cinturón, y si es cervical por el brazo (braquialgia). Además, la compresión de la raíz nerviosa puede dar lugar a una pérdida de fuerza de los músculos a los que lleva inervación (paresia, si parcial o, plejia si completa), o de la sensibilidad de la zona de los que recoge la información sensitiva (dermatoma). En los segmentos en los que se halle la médula (cervical, torácico y hasta la primera vértebra lumbar), ésta puede ser comprimida y ocasionar déficit motor, sensitivo y/o de esfínteres. En el nivel torácico en el que ya han salido las raíces de los nervios cervicales los brazos no presentarán síntomas, pero sí pueden presentarlo las piernas (paraparesia o paraplejia). Si la compresión es cervical, además de las piernas, las manos y brazos se pueden afectar en mayor o menor medida y en función del nivel cervical afecto (tetraparesia o tetraplejia). A nivel lumbar una gran compresión puede también comprimir varias raíces lumbosacras de la cola de caballo o el cono (final) medular, dando lugar a alteración de esfínteres y alteración sensitiva en las piernas o en la región perineal (perianal), en lo que se llama síndrome de cola de caballo y anestesia en silla de montar en el grado máximo de afectación.

 

- Sintomatología degenerativa dorsal

Los síntomas dolorosos se distribuyen en cinturón, siguiendo el recorrido de las costillas por uno o dos lados. La compresión del saco puede implicar una compresión de la médula, por lo que estos pacientes pueden presentar pérdida de fuerza o sensibilidad en las dos piernas y/o pérdida de esfínteres.

La cirugía suele indicarse cuando hay problemas neurológicos o un dolor intratable por otros métodos.

 

- Sintomatología degenerativa cervical

El dolor por compresión de las raíces cervicales se distribuye por los dermatomas cervicales que incluyen la región occipital, los brazos y la región pectoral alta. Una compresión de las raíces cervicales puede implicar una falta de sensibilidad o de fuerza en los brazos y manos. Si la compresión es medular puede afectar a la sensibilidad y fuerza de las cuatro extremidades, así como a los esfínteres.

La cirugía suele indicarse en casos de déficit neurológico medular o de las raíces nerviosas cervicales, o en caso de dolor significativo que no cede por otros métodos. 

Dolor lumbar (lumbalgia), dorsal (dorsalgia) y cervical (cervicalgia); ciatalgia y braquialgia +

Una lumbalgia es simplemente un dolor situado en la región lumbar. De igual manera una dorsalgia es un dolor situado en la zona dorsal y una cervicalgia en la región cervical.

Existen muchas  posibles causas de estos dolores, la mayor parte de ellos relacionados con la estructura de la columna vertebral, tales como los ligamentos, las articulaciones vertebrales o la musculatura y las fascias musculares. A este tipo de dolor generado por estas estructuras le llamamos dolor mecánico. Pero, por ejemplo un dolor lumbar,  también puede tener relación con estructuras viscerales tales como el riñón o el uréter.

Con frecuencia el dolor lumbar irradia hacia los glúteos o hacia las piernas. Cuando este dolor irradiado es por una compresión de una raíz nerviosa lumbar lo llamamos ciática o ciatalgia. Análogamente, cuando se comprime una raíz cervical el dolor puede bajar hacia los hombros y el brazo hasta los dedos y lo llamamos braquialgia. La compresión de una raíz dorsal puede generar un dolor que irradia siguiendo el trayecto de una costilla, y suele llamarse dolor en cinturón.

Las raíces nerviosas recogen la sensibilidad de regiones específicas de la piel (dermatomas) de una manera muy organizada. La compresión de una raíz nerviosa genera el dolor en el dermatoma que le corresponde. Por ello la descripción de donde irradia el dolor ayuda a entender si existe compresión de una raíz nerviosa y cuál de ellas es la que está siendo comprimida.

 

¿Algunos datos sobre el dolor lumbar y la ciática?

- El 80% de la población experimentará dolor lumbar. Pero cederá en el 50 – 60% a la semana y en el 90% de pacientes al mes de haber comenzado, incluso sin tratamiento.

- El 3% de la población sufrirá una ciática. El 80% de los pacientes con ciática van a recuperarse completamente, con o sin cirugía.

- A menos que exista un déficit neurológico, el manejo inicial es con medicaciones analgésicas y antiinflamatorios no esteroideos (AINEs). También deben adecuarse las actividades físicas a las tolerables por el dolor, pero no es beneficioso mantener un reposo en cama más allá de unos pocos días. Pueden añadirse otras medidas tales como la fisioterapia, TENS, calor o frio local, quiropráxia, osteopatía, infiltraciones locales, infiltraciones epidurales, ozonoterapia o acupuntura.

- La evaluación inicial busca descartar problemas de mayor importancia como una infección o un tumor espinal. Si existe sospecha de este tipo de problemática o bien el dolor no cede en unas semanas se solicita una RM de columna lumbar. En ocasiones es necesario realizar también estudios de radiología simple o TAC de columna.

- La cirugía se reserva, en general, para los casos en los que existe un déficit neurológico o si el dolor no cede con el tratamiento no quirúrgico. En general el objetivo de la cirugía es la descompresión de estructuras que pueden generar el dolor o el déficit neurológico, y /o fijar segmentos vertebrales con inestabilidad biomecánica.